Mis prejuicios

Ya e dicho en diversas entradas, que me retire un largo tiempo del panorama rolero y cuando decidí regresar al mundillo, me encontré con una red saturada, de blogs, videos, podcast, talleres, concursos y foros de rol al por mayor. De igual forma me entere de los continuos debates entra la muerte del rol, que veo algunos asemejaron a la caída de ventas de Wizard Of The Coast y del súbito establecimiento de una nueva era dorada (que parece, se va haciendo de cobre), que inicio Paizo con su Pathfinder.

Cuando a penas estaba conociendo los juegos de rol, cuando me tope con el D&D, no me llamo la atención en lo absoluto, me lo describieron como cortar cabezas, recolectar tesoros y cortas mas cabezas, simplemente no retuvo mi atención, a diferencia de la Llamada de Cthulhu que a pesar de manejar reglas complicadas para un principiante, tenia un trasfondo místico y cautivador, al cual sumando los efectos que genera la locura en la partida, lo convirtió en un juego único, que me produjo gran placer .

Pasaron los años y hace unos días que me encontraba juntando el varo, para los juegos de mesa y rol que esperaba encontrar bajo mi árbol , introduje y retire de mi lista en contadas ocasiones, la caja roja de 4 edición de D&D, el libro básico de pathfinder y el kit base de Warhammer 3 edición, no comprendía por que tanta indecisión.

Nunca había jugado, ni revisado con detalle material referente a los títulos que ya mencione, pero si había estado en el ultimo mes leyendo un sin numero de reseñas, que hablaban de sus cualidades, desventajas e incluso de cuantas ronchas tiene en la retaguardia los tipos que los diseñaron. Sobre disputas, precios y conceptos de lo que los hacia juegos de rol o retroclones, sabia prácticamente todo.

con la mente partida....

La duda me devoraba lentamente y mi contador de cordura se acercaba peligrosamente al cero, tenia que calmar mis ansias de alguna forma, así que decidí darle una revisada a uno de los tantos juegos gratuitos que coleccione en mis viajes por la rolesfera. “Embelyon” lo único que cheque, fue que no pasara de las 50 hojas y me dirigí corriendo a imprimirlo a la papelería mas cercana. Ya empastado con arillos de metal y seguro  entre mis manos, pase a leerlo con atención.

Descubrí reglas sencillas de creación de personaje y combate, que no pasaban de las 6 hojas y un trasfondo con un mundo complejo y decadente, donde enanos, troles,elfos y demás fauna fantástica esperan temerosos el día que su sol se extinga. Su mundo se forma en espacios geográficos extrañamente ubicados, con un trasfondo que proporciona un buen número de argumentos para futuras aventuras, quede satisfecho y a pesar de los muchos errores de teclado o tipo ortográfico, es un trabajo completo y profesional, que cuenta con las sugerencias necesarias para expandir tu experiencia con el sistema y complicarte la vida tanto como desees.

Continué con el análisis de mi nueva adquisición, descubriendo por primera vez, elementos que los jugadores de rol mas veteranos llevan conociendo por mas de 20 años y decidí sin gran remordimiento cancelar la compra de los juegos de mi lista, ya no tenia sentido adquirirlos por que había descubierto un sistema simple que contenía los elementos base para crear un sin fin de historias.

 

Las luchas por definir el juego de fantasía definitivo y por el que menos se pareciera o fuera similar al D & D original, carecían de valor para mi. Pero las platicas incendiarias y el mar de reseñas me hicieron tomar partido en una lucha que nunca fue  miá, lo que quería era un ambiente sencillo y reglas fáciles de comprender, algo que ninguno de los tres grandes de la fantasía podía darme, ya que se han construido tanta fama, que necesitan inflarse de reglas, definiciones y aumentar, refinar o incluso reiniciar sus respectivos trasfondos. ¿Para que complicarse?¿Para que, tanto gasto?.

Por un breve instante, pensé tener una epifanía , pero recobre la conciencia y caí en cuenta que cualquier persona que lleve tiempo adentro de cualquier pasatiempo o actividad “profesional”, termina desarrollando un “ Así son y así deben ser las cosas”, generando frases dignas de nuestros venerables ancianos, como “por que así lo manda la tradición”. Aun no tengo claro, respecto al rol cuales sean los prejuicios que tengo, pero estoy seguro que con el tiempo los iré descubriendo y refinando. Ahora puede sentirme gustoso de haber evitado compras, que se hubieran quedando acumulando polvo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s